• 912 049 608
Inicio ¿Qué plantas pueden comercializarse en complementos alimenticios?

¿Qué plantas pueden comercializarse en complementos alimenticios?

¿Qué plantas pueden comercializarse en complementos alimenticios?

Resulta posible comercializar en nuestro país –en aplicación del principio de reconocimiento mutuo-, complementos alimenticios que contengan ingredientes distintos de las vitaminas y minerales

Las sustancias a base de plantas pueden utilizarse para fabricar medicamentos o alimentos.
Un producto a base de plantas se considerará medicamento cuando se alegue de él que posee propiedades para tratar o prevenir enfermedades humanas o cuando tenga acción farmacológica, inmunológica o metabólica. Es competencia y responsabilidad de las autoridades nacionales decidir, en cada caso, si un producto a base de plantas cumple la definición de medicamento. En España, la autoridad competente en materia de medicamentos tradicionales a base de plantas es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
Si un medicamento a base de plantas no está registrado o autorizado a fecha de 1 de mayo de 2011, no puede estar en el mercado de la UE.
Dicho esto, los productos a base de plantas pueden clasificarse como alimentos, y comercializarse como tal, siempre que no cumplan la definición de medicamento y que se ajusten a la legislación alimentaria aplicable. En particular, los productos a base de plantas comercializados en forma de complementos alimenticios tienen que cumplir la Directiva 2002/46/CE, sobre complementos alimenticios, y el Reglamento (CE) nº 1924/2006, sobre las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.
La Directiva 2002/46/CE se transpuso a nuestro ordenamiento jurídico por el Real Decreto 1275/2003, que ha sido derogado por el Real Decreto 1487/2009 actualmente vigente. Este Real Decreto establece en relación con la composición de los complementos alimenticios recoge que pueden utilizarse como ingredientes en la elaboración de complementos alimenticios los nutrientes y fuentes de nutrientes (vitaminas y minerales) relacionados en sus anexos I y II. Actualmente estos anexos han sido sustituidos por el Reglamento CE nº 1170/2009.

Por otra parte, resulta posible comercializar en nuestro país –en aplicación del principio de reconocimiento mutuo-, complementos alimenticios que contengan ingredientes distintos de las vitaminas y minerales recogidos en los anexos anteriormente mencionados, únicamente en el caso de que se acredite que el producto se comercializa legalmente en otro Estado miembro de la Unión Europea, lo que deberá confirmar con sus proveedores.

En relación con las especies vegetales herbodietéticas, actualmente no hay ninguna legislación que regule este tipo de plantas específicamente. Por otro lado, la legislación alimentaria española que regula especies vegetales son las siguientes:

-    Real Decreto 3176/1983, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para elaboración, circulación y comercio de especies vegetales para infusiones de uso en alimentación.,
-    Real Decreto 1354/1983, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración, circulación y comercio de té y derivados.
-    Real Decreto 1231/1988, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración, almacenamiento, transporte y comercialización del café.
-    Real Decreto 2323/1985, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración, almacenamiento, transporte y comercialización de sucedáneos de café.
-    Real Decreto 2242/1984, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la elaboración, circulación y comercio de condimentos y especias.